Arbeitsstühle in der Industrie

Sillas de trabajo en la industria: qué caracteriza a una silla industrial perfecta

En casi todos los sectores se requieren puestos de trabajo industriales modernos. Sin embargo, un puesto de trabajo bien equipado no permite únicamente trabajar de forma eficiente, sino que además promueve la salud y el bienestar de los trabajadores. La particularidad de los puestos de trabajo industriales es su variabilidad: muchas tareas se desempeñan de pie; otras, sentado; y también es posible una combinación de ambas posiciones. Por eso se ha consolidado la idea de que estar sentado mucho tiempo en sillas industriales no ergonómicas causa rápidamente daños posturales y pérdidas de productividad (véase, p. ej., el informe BGIA-Report 5/2008).

Por otra parte, estar exclusivamente de pie tampoco es del agrado de las plantillas de las empresas industriales. Con el uso de taburetes industriales o apoyos para permanecer de pie adecuados, las empresas dan respuesta a estos deseos. Dado que en muchos establecimientos se trabaja en un sistema de varios turnos, los puestos de trabajo son utilizados por muchos trabajadores distintos. Una silla ergonómica ayuda, por ejemplo, a realizar un ajuste adecuado a la estatura. Las contracturas dolorosas derivadas de estar sentado en una posición incorrecta han pasado a la historia y quien se siente a gusto en su puesto de trabajo suele ser además más productivo.


Los puntos clave de nuestro artículo



  1. Normas medioambientales en la producción
  2. Una silla industrial ergonómica es la opción ideal
  3. Taburetes industriales para disfrutar de una nueva sensación de estar sentado
  4. Sillas industriales especiales en la producción de alta tecnología
  5. Sillas industriales en la cadena de producción
  6. Una silla industrial en salas blancas: ¿cuáles son los requisitos?
  7. Sillas industriales en el laboratorio
  8. Trabajar de pie frente a silla industrial: la mejor solución
  9. Ejemplos de aplicación de soluciones industriales
  10. 5 consejos para una postura (aún) mejor



Normas medioambientales en la producción



Muchos fabricantes de sillas industriales producen conforme a la norma DIN ISO 14001, que certifica que una empresa tiene en cuenta aspectos medioambientales en la producción y en el diseño en general. Además, muchas sillas industriales se fabrican de materiales que se pueden reciclar casi en su totalidad después de a veces décadas de uso.



Una silla industrial ergonómica es la opción ideal

Beispiel – Industriestühle in der Produktion Beispiel – Industriestühle in der Produktion Beispiel – Industriestühle in der Produktion


Las actividades que se realizan sobre todo en posición sentada dan lugar rápidamente a posturas incorrectas. Si estas no se corrigen o se adoptan durante un tiempo prolongado, casi siempre se producen diversos trastornos. Son ejemplos típicos el dolor de espalda o de cervicales, las cefaleas tensionales o, en el peor de los casos, las hernias discales. En consecuencia, una silla de trabajo para la industria debe ser ajustable ergonómicamente, ya que los ajustes necesarios pueden llevarse a cabo en poco tiempo y así todos los empleados pueden contribuir eficazmente a su salud.

Las empresas industriales que están dispuestas a invertir en este tipo de sillas para la industria invierten a la vez en el bienestar de sus empleados y en el mantenimiento, o incluso el incremento, de la eficiencia productiva. Una silla ergonómica también es conveniente porque, cuando se trabaja en un sistema de varios turnos, los puestos de trabajo los ocupan a menudo diferentes colegas sucesivamente. Dado que la estatura, el peso y otras características suelen diferir, contar con una silla industrial con opciones de ajuste ergonómicas casi se da por hecho.

Las características típicas de calidad que debe ofrecer una silla en la industria y también en los comercios, entre otros sectores, son: la facilidad de regulación de la altura mediante pistón de gas; la adaptación de los reposabrazos a los brazos del usuario; la posibilidad de que el respaldo se adapte a los movimientos del trabajador si así se desea y apoye una buena postura; y sobre todo el uso de superficies robustas y fáciles de limpiar.



Taburetes industriales para disfrutar de una nueva sensación de estar sentado



A diferencia de una silla industrial, un taburete industrial se caracteriza por una libertad de movimiento notablemente mayor. Muchas empresas proporcionan también taburetes altos para que el empleado decida si quiere realizar el trabajo de pie o sentado. Además, se puede cambiar de posición de forma rápida y sencilla. De forma similar a las sillas ergonómicas y las sillas industriales, los taburetes industriales también son regulables en altura y se fabrican de materiales robustos. Si estos taburetes solo se requieren durante un periodo breve, después de utilizarlos pueden almacenarse sin ningún problema, lo cual permite a su vez organizar la limpieza de las zonas de trabajo más eficientemente.




Sillas industriales especiales en la producción de alta tecnología



En ámbitos de trabajo especiales, como es el caso de la industria de chips y de semiconductores, debe tenerse en cuenta que la silla industrial sea antiestática. Los productos con protección contra descargas electrostáticas se requieren cuando hay que disipar energías mientras se trabaja sin alterar el proceso de trabajo. Al igual que otras sillas industriales, las sillas antiestáticas también son ergonómicas y tienen una manufactura de gran calidad.
Beispiel – Industriestühle im ESD Bereich Beispiel – Industriestühle im ESD Bereich Beispiel – Industriestühle im ESD Bereich



Sillas industriales en la cadena de producción



Antes de la época de Henry Ford, en algunas empresas ya se utilizaban los primeros predecesores de la fabricación en serie y las cadenas de producción. Sin embargo, una pequeña gran diferencia en las fábricas de Ford dio lugar a mucho movimiento: ya no eran los trabajadores quienes decidían cuándo procesaban un producto según las instrucciones, sino la cadena de producción automatizada. En consecuencia, la cadena era la que marcaba indirectamente un ritmo de trabajo que los trabajadores debían respetar debido a los pasos de producción anteriores y posteriores. En el afán de alcanzar tasas de productividad cada vez mayores, se intentaba seguir aumentando la velocidad de producción, a menudo a costa de los trabajadores.

En muchas cadenas de producción, gran parte de los trabajos se llevan a cabo de pie, por lo que las sillas industriales suelen tener solo un papel secundario. No obstante, también hay soluciones para este ámbito que permiten diseñar óptimamente el entorno de trabajo. Las sillas industriales también pueden diseñarse en forma de taburete o de apoyo para permanecer de pie, a fin de brindar a los trabajadores la posibilidad de descansar durante los tiempos de espera o de parada. Los taburetes industriales pueden colocarse, por ejemplo, junto al entorno de producción para utilizarlos cuando sea necesario. Si los trabajos se realizan de forma estacionaria, los trabajadores pueden decidir si quieren utilizar un taburete o un apoyo industrial para permanecer de pie y cuándo utilizarlo.



Una silla industrial en salas blancas: ¿cuáles son los requisitos?



En el caso ideal, las sillas industriales para salas blancas cumplen todos los requisitos de diseño ergonómico y a la vez son cómodas. No obstante, las sillas de oficina normales no son una alternativa válida, ya que las sillas industriales para salas blancas se diferencian de las primeras en los métodos de construcción y en los materiales. Una silla industrial con acolchado de asiento abierto, por ejemplo, sería inadecuada, puesto que el propio proceso de sentarse ya podría emitir partículas perturbadoras al aire ambiente. Las sillas industriales requieren, por ejemplo, revestimientos especiales de materiales sintéticos para evitar que esto suceda. Lo mismo se aplica a los taburetes, los apoyos para permanecer de pie y otros equipamientos.

También son necesarias con frecuencia sillas industriales que eviten descargas electrostáticas. Estas descargas se producen en entornos normales por simple fricción, pero en zonas sensibles, como la industria de semiconductores, pueden causar daños. Por este motivo, las sillas industriales antiestáticas deben ponerse a tierra para poder disipar las cargas que se originan. La protección contra descargas electrostáticas se complementa mediante suelos, prendas y superficies optimizados especialmente.

EXPLICACIÓN «sala blanca»: En determinadas zonas se requieren entornos de producción lo más limpios posible, ya que incluso la presencia de partículas diminutas flotando en el aire ambiente podría alterar los circuitos o propagar gérmenes y bacterias que pueden resultar perjudiciales para, por ejemplo, los productos farmacéuticos. La limpieza de este tipo de salas se garantiza mediante el filtrado del aire, esclusas de acceso, medidas de higiene y otros procedimientos normalizados, según los requisitos en cuestión, y se controla mediante la aplicación de las medidas oportunas. En Alemania, las salas blancas y su equipamiento con sillas industriales están regulados en la norma DIN EN ISO 14644.



Sillas industriales en el laboratorio

Beispiel – Industriestühle im Labor


En los laboratorios se aplican asimismo estrictas normativas de higiene cuyo cumplimiento, sin embargo, no es tan esencial como en las salas blancas. En estas instalaciones, las sillas industriales también deben ser ajustables ergonómicamente, estar fabricadas de materiales robustos y fáciles de limpiar e, idealmente, armonizar con el resto del mobiliario del laboratorio.



Trabajar de pie frente a silla industrial: la mejor solución

Beispiel – Industriestühle für Steharbeit Beispiel – Industriestühle für Steharbeit Beispiel – Industriestühle für Steharbeit


Muchas empresas ya están de acuerdo en que el diseño del puesto de trabajo tiene una influencia determinante en el rendimiento, la productividad y el bienestar de los empleados. No obstante, no siempre es tan fácil diseñar de forma beneficiosa el puesto de trabajo, ya que, si bien es relativamente fácil poner en práctica las soluciones posibles en oficinas, en los sectores industriales o los comercios esto no es así. En estos ámbitos las necesidades individuales de los empleados también son considerablemente más importantes: mientras que una empleada puede preferir trabajar sentada, otro empleado es más productivo de pie. No obstante, cabe señalar que si el entorno de trabajo no permite desempeñar las tareas en posición sentada, las sillas industriales clásicas alcanzan sus límites con rapidez. En estos casos son necesarias soluciones adecuadas, como apoyos para permanecer de pie o taburetes industriales.



Ejemplos de aplicación de soluciones industriales



Ya se trate de taburetes, sillas o apoyos para permanecer de pie, en teoría cualquier tipo de silla puede utilizarse en casi cualquier ámbito. En muchas empresas, la tendencia avanza claramente hacia superficies de trabajo regulables en altura o hacia la realización de las tareas principalmente de pie. Además de las sillas industriales clásicas para sentarse, también se emplean apoyos para permanecer de pie que ofrecen un descanso breve. En todo caso, cambiar de postura regularmente es una de las mejores opciones para prevenir eficazmente los daños posturales y las graves enfermedades derivadas de los mismos. Si se tiene previsto adquirir nuevas sillas, puede optarse por comprar diferentes variantes. Se recomienda permitir a los empleados participar en la decisión brindándoles la oportunidad de probar modelos distintos, por ejemplo.



5 consejos para una postura (aún) mejor



Si ya está disponible una silla ergonómica o un taburete industrial, puede optimizarse la postura ejecutando tan solo unas pocas acciones:

  1. La altura del asiento debe elegirse de modo que los brazos reposen en un ángulo de 90 grados sobre la superficie de trabajo y las piernas toquen el suelo.
  2. Adicionalmente puede ponerse, por ejemplo, un reposapiés para permitir más variaciones de la postura.
  3. Lo óptimo es que el respaldo esté ajustado de modo que favorezca una posición sentada recta. Las sillas industriales de calidad incorporan respaldos que siguen constantemente el movimiento del tronco.
  4. Si existe la posibilidad de ajustar la zona de trabajo en altura, debería aprovecharse. Se pueden hacer propuestas sencillas a los trabajadores para animarlos a cambiar de posición, por ejemplo, que trabajen dos horas sentados y una hora de pie.
  5. Los ejercicios ligeros de gimnasia y estiramiento realizados, por ejemplo, con una cinta elástica, aportan un equilibrio adicional y ofrecen una breve variación, sobre todo en caso de actividades monótonas, lo cual repercute positivamente en la actitud frente al trabajo.



  4
  1



         


volver a la vista PDF imprimer